sábado, 20 de febrero de 2010

-EL HOSPITAL NEUROSIQUIÁTRICO BORDA-


-Estaba ubicado en la calle Vieytes, a la vuelta del Rawson, y ocupaba muchas hectáreas.-
Antiguamente se llamaba Hospicio de las Mercedes, y muchos años después cambiaron su nombre por el de Hospital Borda. En 1958, con mi amigo Horacio Marino, decidimos dejar el Rawson, para hacer guardia en el neuropsiquiátrico, y fuímos juntos, una vez más. Era nuestro nuevo desafío! -Nunca supe cuántas salas de internación tenía, ya que eran muchísimas, todas de
Material con techos de tejas, con sus dos pisos. También había otras, de techo convexo, que eran semicirculares, y les llamábamos “los medios caños”, que tenían no menos de veinte camas, diez de cada lado, muy juntas, al punto tal que casi no se podía pasar entre ellas, y para evaluar a algunos enfermos, teníamos que subir a la cama por los pies de la misma. Les llamaban “barracas”, y generalmente albergaban pacientes con demencias epilépticas.- Muy frecuentemente, se armaban grandes trifulcas en esas barracas de epilépticos, vaya a saber por qué , pero nos llamaban y teníamos que ir muy rápido, ya que siempre había heridos, a veces graves.-Mi compañero y yo acudíamos a ese descomunal desorden, hacíamos abrir la puerta de rejas que se cerraba con candado, y habitualmente no había enfermeros después del mediodía, pero sí por la mañana. Era una época de escasos planteles. Nosotros nos teníamos que arreglar separando a los que peleaban, y tratar de evaluar a los heridos.-Cuando la situación se ponía muy difícil, la guardia llamaba a la Policía Federal, entonces venía primero una dotación de bomberos del Cuartel Corrales, ubicado en la avenida Caseros, y comenzaban a tender las líneas de agua, “atacando” a aquellos pobres con sus proyectiles hídricos! Era un espectáculo digno de aquél teatro de operaciones.-En realidad, les tenían temor a los alienados, y entonces les arrojaban el agua como para dejarlos fuera de combate.-Cuando el operativo resultaba insuficiente, venía la Guardia de Infantería con sus conocidos carros de asalto, de puertas laterales, y bajaban también con temor, y empezaban a los palos con todo el mundo…-Luego se retiraban los Infantes y los Bomberos, y, como decimos los porteños todo quedaba hecho un quilombo, y nosotros dos solos, levantando a los más maltrechos y llevándolos a la sala de Cirugía para suturar sus heridas durante horas.-Por eso, ante hechos similares, preferíamos prescindir de tal tipo de ayuda, y bancar todo solos, porque resultaba menos complicado!

-Cerca de la entrada por Vieytes, estaba el Pabellón Lucio Meléndez, de asuntos judiciales, donde se internaban los pacientes que habían cometido delitos, casi siempre graves, y se estudiaba si eran ó no, punibles, es decir, en uso ó no de sus facultades mentales. Por supuesto que a veces había simuladores. El lugar era horrible, con celdas a ambos lados, y el griterío provocado por los alienados y por los que simulaban.-Es sabido que los que se quieren hacer pasar por “locos”, generalmente actúan su papel con exageración, mientras que los enajenados de verdad, son más naturales, y su comportamiento patológico, resulta más coherente.- En ese Pabellón siempre existe custodia policial.-Luego está el Pabellón de Neurología, cuyo jefe era el Dr. Orlando, con dos pisos con sus escaleras sin luz, por las lámparas eléctricas “quemadas”, llenas de lucecitas como luciérnagas, por los pacientes que fumaban a obscuras.- En esa sala, había un gran psiquíatra, el Dr. Coronel, que nos decía que no había que darles cigarrillos a los enfermos, que seguían pacientemente a todo el mundo, pidiendo tabaco, porque eran tantos que no dejaban trabajar. También nos decía que lo mejor era mostrarse enérgicos, para que no molestaran.- Una mañana entramos con él, y se le acercó un loquito, y con una sonrisa le pidió “un faso, por favor”! – El Dr.Coronel lo apartó secamente, y le gritó que no molestara. El pobre agachó la cabeza y se fué, y Coronel nos guiñó el ojo con una sonrisa.- Al rato, cuando el galeno volvía para salir de la sala, el paciente lo estaba esperando detrás de la puerta, y con un palo de escoba lo molió a golpes.- Por eso, creo que en la demencia no hay experiencia que valga, y casi todo suele resultar imprevisible.Es mucho mejor, tratarlos siempre con la amabilidad que ellos merecen, ya que nuestro respeto lo captan inmediatamente.-

-Enfrente de allí estaba el edificio de la Administración, con la oficina de Personal
y al lado, la Guardia y el Servicio de Admisión.- Ese servicio, tenía una gran sala, con las camas donde permanecían acostados, algunos maniatados, que habían sido admitidos, pero al no haber todavía un diagnóstico claro, estaban en observación hasta que luego, oportunamente , se los trasladaba al servicio que correspondiera.-En la Guardia, había un Cabo enfermero, una camilla, un escritorio pequeño, y dos asientos. Cuando llegaba un paciente nuevo, a veces era traído por la policía, y encualquier vehículo, a veces con chaleco de fuerza colocado. Había que sacarle el chaleco examinarlo prolijamente, sobre todo por si tenía lesiones, ya que solían “reducirlos” con fuerza y violencia. Se confeccionaba la Historia Clínica, se firmaba la recepción con todas las salvedades de cada caso, se retiraba la ambulancia ó el coche policial, y luego se lo internaba en Admisión ó directamente en algún otro Servicio, con las indicaciones que se estimaba pertinentes.-Si el caso se ponía complicado, por ejemplo por agresividad, además del Cabo enfermero, y el practicante, se pedía ayuda a dos personajes: Pedro y El Mono, que eran dos pacientes internados desde hacía mucho tiempo, que tenían una experiencia bárbara para esas circunstancias, y hacían exclusivamente lo que se les ordenaba…

-Hacia la derecha estaba el Pabellón del Médico Interno, una especie de señor feudal, que estaba lujosamente amueblado, resabio de la época de la Sociedad de Beneficencia, donde casi todas las noches concurrían lujosos automóviles con importantes personajes, y organizaban la mesa imponente donde se jugaba Póker y otros juegos de azar. El personal, incluídos los practicantes, no tenían acceso a tal lugar, y menos a aquéllas reuniones. Al Médico Interno, sólo se le comunicaban las novedades telefónicamente.-Más atrás y por el ala derecha, se encontraba la Cátedra de Psiquiatría con su imponente Aula Anfiteatro, y el desfile permanente de alumnos para las clases teóricas, los trabajos prácticos, y los exámenes parciales ó finales.-

-Al fondo de todo, de aquél camino interminable por esos senderos anchos, de tierra y cascotes, cruzándose con incesantes caminantes, ángeles sucios y miserables que gritaban, reían, y pedían incesantemente cigarrillos, se llegaba a un tristísimo edificio de paredes amarillentas y descascaradas que era el Pabellón de los practicantes de la Guardia.

-Entrada ancha, sin puertas, Hall antiguo, desprolijo y sucio, con una vieja escalera de mármol desarrollada hacia la derecha. Arriba, en el piso alto, un pasillo transversal con las puertas de las habitaciones para los futuros médicos. Aquél pasillo, al final desembocaba en el Comedor, con una mesa rectangular muy grande, rodeada por sillas de madera bastante antiguas. Allí imperaba el silencio. En un extremo del comedor, había una pequeña cocina, donde se preparaban el té, café, ó mate cocido, y a veces también alguien cocinaba algo sencillo.-A mí me destinaron a la segunda habitación, partiendo desde el comedor. Tenía dos camas de una plaza cada una, que, como en el Rawson, compartíamos con Horacio Marino. Existía la costumbre y obligación de que los practicantes “decoraran” sus habitaciones con diferentes objetos, que tenían que ser Originales, y Robados ó Hurtados de lugares lo más insólitos posible.

-Por los motivos mencionados, en la nuestra había una gran alfombra roja, antigua, que nadie recordaba quién la había conseguido, ni cuándo. Sobre la pared izquierda, se veía majestuosa una enorme cornamenta de un ciervo, que según los memoriosos había sido sustraída del Restaurante “El Cazador”, de la localidad de Escobar, en la provincia de Buenos Aires.-En la pared de enfrente, lucía un imponente cartel ovalado, de color rojo de 1,50 metros de diámetro mayor, que en letras blancas lucía las conocidas palabras COCA – COLA, y provenía de la cercana estación ferroviaria. En las distintas ramas de la cornamenta antes mencionada, solían lucir colgadas, distintas prendas interiores femeninas, seguramente trofeos de batallas muy difíciles que habría librado vaya a saber qué Caballero, ya que cada habitación era ocupada, cada día de la semana, por diferentes profesionales…

-También había un guardarropas, a la entrada, y a su lado uno se encontraba, sorpresivamente, con un poste de madera de color blanco, que con letras negras decía”Parada”, y más abajo figuraban los números de las líneas de transporte correspondientes. Era de destacar que dicho Poste estaba inmóvil, ya que había sido debidamente “amurado” al piso, que era de antiguo machimbre.-

-Nosotros tuvimos cierto plazo para cumplir con las tradiciones nosocomiales, y entonces, Horacio se trajo de la estación Constitución un auténtico Farol, de esos que colgaban del último vagón de los trenes, y lo fijó a la parte interna de la puerta.-Yo, por mi parte, con una pequeña escalera, destornillé y extraje dos carteles, con los nombres de las calles Cuenca, el uno, y Avellaneda, el otro. Eran de chapa enlozada, pesados, de color azul y letras blancas, y eran de la esquina de la casa de mi novia. Los fijé a las paredes de la habitación, de manera que remedaran una esquina…

-Detrás de las cabeceras de nuestras camas había una vieja ventana de hierro, desde donde se podía contemplar el patético proyecto de Holocausto, que nuestras ilusiones tratarían de evitar, para lo cual nos desayunábamos temprano, y comenzábamos la recorrida con todos los bríos.-Entre las camas y la ventana, había otro artefacto muy original. Se trataba de un gran barril de madera, prolijamente lustrado, que constaba de dos partes, una superior y otra inferior. La superior tenía una puerta convexa como el barril, que abría a la derecha, y su apertura arrastraba una especie de tabla cuadrada hacia fuera, sobre la cual se encontraba un tocadiscos eléctrico sencillo, de conocida marca.-

-La puerta inferior era del mismo sistema, y al abrirla mostraba un compartimento grande y redondo, donde había numerosos discos de Tango, Jazz, y ritmos tropicales y Boleros. También tenía algunas copas a veces limpias, y botellas de bebidas alcohólicas, especialmente Gin, Whisky, y aperitivos.

-El propietario del susodicho Barril, era un compañero, el querido Negro Baras, que hacía Cirugía en el Rawson, y guardia en el Neuropsiquiátrico. Así era de inteligente y bueno, como insólitamente travieso. Por supuesto que ocupaba nuestro bulín, otro día de la semana. Fuímos muy compinches, hasta que un tiempo después viajó a los Estados Unidos, a trabajar en serio en un hospital general, suburbano, y se enamoró de una enfermera negra, hermosa, con la que se casó y tuvo varios hijos. En una carta enviada a otro amigo, contaba que estaba muy feliz con su familia, pero que extrañaba nuestro país y la piecita famosa… El amigo común, Dr. José M. Bassaluzzo, en otra carta, le comentó que aquél histórico Barril había quedado a través del tiempo, en esa misma habitación, y se encontraba intacto, por su valor histórico dentro del Borda.- Muy poco tiempo después, el Negro aprovechó un Congreso de Cirugía en Buenos Aires, se vino, y recuperó ese amado patrimonio. Se quedó muy poco y regresó con su familia. Un año después, con enorme emoción, los amigos pudimos tener en nuestras manos, hermosas fotografías que nos envió, donde estaba en su hermosa casa de California, abrazado a su hermosa esposa y sus bellísimos niños, cuatro y todos negritos.

-Pero el broche de oro de esta historia, es que en una de las fotos, sacada en el gran living de la casa, el Negro, guiñando un ojo, y con el pulgar hacia arriba, señalaba el Famoso Barril, abierto, con el tocadiscos y las copas de licor ¡Toda una historia!

-En el “loquero”, como le decíamos cariñosamente, hubo otros personajes inolvidables, yo diría inmortales. Tal, el caso de Don Pifano Capece.-Era un hombre alto y delgado, un Señor, que había sido Juez de Paz cuando le tocó “rayarse”. Siempre serio, con su traje azul, camisa blanca, corbata negra y sombrero gris obscuro.-Tenía un delirio sistematizado, sobre todo en temas sociales. Nos ayudaba a estudiar, leyéndonos en voz alta los distintos temas de exámen. – Y esto se repetía durante horas, y con diferentes materias, algunas de las cuales le gustaban más que otras, por ejemplo Farmacología. Entonces Don Pifano se entusiasmaba y nos hacía preguntas, como la clasificación de los diuréticos, ó la de los purgantes salinos, y como esa materia hacía mucho que la habíamos aprobado, le pedíamos que nos leyera otra cosa, y él se ponía serio, se retiraba y nos decía que tenía que hacer otras cosas… Un día le dije que a mí me gustaban mucho las milanesas, y como me quería de verdad, a partir de allí comenzó a hacernos milanesas en todos los almuerzos, y éramos dos solos, Marino y yo, y Pifano freía como 20 milanesas, y las ponía en la mesa en una gran fuente, muy contento.-Una mañana de verano, estaba el comedor lleno de moscas, que volaban alrededor nuestro sin cesar. Entonces le pregunté si se podía hacer algo, como encender el ventilador. Al instante, apareció con un aparato de Flit, y echó gran cantidad, de modo que esa nube impregnó la comida, y nosotros, resignados, nos servíamos las que quedaron abajo, así igual le dimos el gusto de comer…

-En 1959 nos enteramos, por la historia clínica, que el Dr.Pifano Capece cumplía 25 años consecutivos de internación! Entonces, lo comentamos con los compañeros de la guardia, con los médicos antiguos, y con el Dr.Ipar, Director del hospital. La idea se fue gestando, y maduró, hasta que un día, se organizó un almuerzo al que concurrieron la mayoría de los profesionales que habían tenido algo que ver con el homenajeado. Se había colocado un pedestal de mampostería, sobre el cual, cubierto con unas telas blancas, se colocó una gran chapa de bronce que pagamos entre todos, y que decía: este auténtico homenaje al Señor Juez de Paz Don Pifano Capece, al cumplir 25 años ayudándonos a crecer como ciudadanos y profesionales.¡GRACIAS! y la fecha.-

-Entonces lo llamamos al comedor, lo recibimos con un cerrado aplauso durante el cual todos lagrimeamos, y pronunció un discurso el Director.-Acto seguido, tiramos de una cintita y quedó descubierta la hermosa placa de bronce, con el homenajeado realmente emocionado y estupefacto.-Fuímos desfilando todos, y algunos lo palmeaban y otros lo abrazamos y lo besamos, luego de lo cual nos sentamos a la mesa.-Don Pifano, repentinamente, se arregló su desgastada ropa, y arrogante subió a una silla y comenzó su discurso de agradecimiento- entonces se le disparó la Paranoia y siguió hablando sin parar. Los comensales, de los que ninguno reía, fueron terminando de comer y comenzaron a retirarse.- Finalmente, Marino y yo no conseguimos detenerlo, y decidimos esperar el agotamiento del Discurso de su Vida, y nos fuímos a la habitación a dormir la siesta…

-Aquélla fue la última vez que lo ví, y nunca supe qué habrá sido de aquél, mi Personaje Inolvidable!


-Allá en el Hospital Borda, una tarde, mientras recorría los patios, ví a un personaje increíble, que yo imaginaba muerto hacía años. Se trataba del Loco Zamora, el diariero que traía La Razón todas las noches a mi casa, desde que yo tenía 2 años y hasta mi adolescencia. Era un muchachón buenísimo, que caminaba muy rápido, era un gran bebedor, y se lo escuchaba desde lejos cantar a viva voz, el tango “Muñeca Brava”. Siendo yo más grande, le pregunté porqué cantaba esa letra siempre, y él, borracho, me dijo que su mujer, a la cuál nunca le “había fallado”, lo había “adornado”, por eso él cantaba eso y buscaba el olvido de esa manera.-

-Al reconocerlo, me acerqué despacito y le grité “¡Todos te llaman Muñeca Brava, porque a los giles mareás sin grupo! Entonces él se sobresaltó, me miró fijo unos momentos, y con una mueca de sonrisa, señalándome con el dedo, me dijo ¡Páez y Campana!-y entonces me quedé hablando todo con él, y lo volví a visitar todas las guardias…Pero ya estaba muy deteriorado, y con la “Payasa” cada vez peor…-Por eso, me faltó fuerza para volverlo a ver, y prefiero recordarlo, rebobinando la cinta hacia atrás! -Y algún tiempo después, decidí dejar el Borda, pero curiosear un poco más en la especialidad, y entonces, me fui al Neuropsiquiátrico de mujeres, es decir, el Hospital Braulio Moyano, que quedaba en el mismo barrio, en frente del anterior.-

-Una vez allí, me dirigí al Servicio del Profesor Márquez, que constaba de dos plantas, repletas de alienadas. Luego de hablar un rato con el jefe, me aceptó y me pidió que fuera todos los días, de ocho a doce horas. -Allí el espectáculo era infernal, mucho peor que con los hombres, ya que la miseria física y mental, se exagera en el sexo femenino.- Estuve concurriendo por espacio de seis meses, y conseguí distinguir y estudiar muchas alteraciones endócrinas, casi todas las cuales coincidían con crisis maníacas muy desagradables.-Charlaba diariamente con el Dr.Márquez, que terminó de enseñarme muchos conceptos que yo ignoraba, ya que aquél hombre tenía sólida formación clínica, a diferencia de los demás. -Conseguí ayudarlo a sectorizar la sala, poniendo toda la patología especial, y la endócrina, en el piso superior, mientras las patologías de menor complejidad, ocupaban la planta ba-También se desarrolló, bajo la dirección del Profesor Márquez, un interesante estudio sobre la incidencia de embarazos en las internadas, muchas veces oligofrénicas, y en importante porcentaje, provocados por pacientes del Borda, que de noche fugaban y saltaban los muros del B.Moyano, en sus escapadas sentimentales, para luego volver, con el mismo método, al servicio donde estaban internados…

-Indudablemente, fue una experiencia que me ayudó a Crecer, en estos laberintos del llamado Arte de Curar, que yo llamaría ARTE de COMPRENDER a los demás…Así me despedí, no sin cierta nostalgia, de mis queridos enajenados, y en mi inquieto andar, pensé que yo, en realidad, quería ser Oncólogo, para lo cual, debería adquirir extensos conocimientos sobre los problemas respiratorios e infectológicos, y se pueden imaginar que comencé a mirar con simpatía hacia la avenida Alcorta , en dirección a Caseros, y caerán en la cuenta que me dirigí al Hospital Francisco Javier Muñiz ¿acertaron?
-JOTACET- 20-febrero-10-

12 comentarios:

  1. -HOY QUIEREN CERRAR EL BORDA
    Y QUIEREN ACALLAR LA COLIFATA...
    ¿NO QUERRÁN PONER EN VENTA EL PARAÍSO?
    PARA VENDERNOS UN MONTÓN DE CASAS
    TOTAL...MENTES ENFERMAS YA NO SIRVEN
    ¿PARA QUÉ QUIEREN MANTENER SU CASA?
    YA QUERRÁN SINTONIZAR LA COLIFATA
    Y CONOCER SU SUTIL PSICOTERAPIA
    MAS, VAGARÁN POR HUECOS CONSULTORIOS
    PERO YA ENTONCES, NO SERVIRÁN DE NADA...

    -JOTACET-

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué historia tan rica en experiencias médicas y sobre todo humanas , muy conmovedora!.Me pregunto cómo hacen los médicos para no enloquecer también ante el permanente contacto con personas ,me cuesta mucho decirlo: dementes.Porque el enfermo mental es rechazado ,casi siempre ,en la sociedad.En mi vida pasé dos veces por terribles experiencias de orden psiquiátrico debido a las pérdidas de familiares como Ud. sabe.Y es en esas circunstancias que la gente se aleja,y te dejan solo.Luego al recuperarme,vuelven de a poco.Es como que les infunde temor.Gracias a Dios pude recuperarme de una profunda depresión
    y estados de ansiedad.Es muy fuerte pasar por esa situación.¡Gracias doctor,su relato,aunque Ud. no se lo haya propuesto así, lo muestra como la gran persona y médico que es.

    ResponderEliminar
  3. "Yo caminé por la orilla
    de la locura,
    estuve en la antesala
    del infierno,
    y me dolió el murmurar
    de los que quise.
    Me aparte del brillo
    de las cosas,
    me aparté del ruido
    de la vida...
    pero entré en otra dimensión
    hermosa,
    que me ofrecía Dios
    en mi caída"
    Elsa Tébere

    ResponderEliminar
  4. A ese sencillo poema lo escribí hace muchos años ,mientras estaba recuperándome,gracias a Dios!

    ResponderEliminar
  5. Querido Jotita, es apasionante leer tus historias de vida relacionadas con tu hermosa profesión. Me da mucha tristeza saber de esa gente que vaya a saber por qué terribles momentos pasaron o por qué sus mentes, repletas de intrincados laberintos,les dejó esos espacios donde muchas veces se aloja la violencia y la no cordura.
    Me encanta leerte siempre, mi querido amigo.
    ¿Sabes? la medicina es mi carrera frustrada, es lo que siempre imaginé estudiar, aunque quizás mi gran sensibilidad no me hubiera permitido terminar esa carrera, que por cosas del destino no pude realizar.
    Un abrazo enorme troesma.Eres un genio y un matasanos de aquéllos!!!!

    ResponderEliminar
  6. -SOLCITO Y DORITA, QUERIDAS AMIGAS: LAS EXPERIENCIAS QUE SE PRODUCEN EN PLENO TERRENO, SON MUY DIFERENTES DE LAS QUE UNO IMAGINA. ME SENTABA HORAS, FRENTE A PACIENTES QUE NO HABLABAN UNA PALABRA DESDE HACÍA AÑOS... SOLO LES SONREÍA Y LES OFRECÍA UN CACHO DE NADA...Y A VECES, DE PRONTO, SALÍAN DE SU NEGATIVISMO, ME MIRABAN, ME TENDÍAN SU MANO, Y ¡HABLABAN!
    ESTO ME SUCEDIÓ MUCHAS VECES, SOLO POR TENER GANAS DE COMUNICARME CON ELLOS,LO QUE DEMUESTRA LA POSIBILIDAD DE RECUPERACIÓN PARCIAL EN ALGUNOS CASOS. PERO LAS BESTIAS QUE NO HAN VISTO NADA, SUELEN SER LAS QUE OPINAN Y DECIDEN. EL TEMA DE LA EMISORA LA COLIFATA, ES ALGO TAN EMOCIONANTE QUE NO TIENE PRECIO, Y ES UNA TERAPIA SIN LÍMITES, POR ESO EXISTEN RADIOS SIMILARES EN ALGUNOS PAÍSES AMIGOS. GRACIAS POR VISITARME SIEMPRE, LAS QUIERO MUCHO
    POR SU INTELIGENCIA, HUMANISMO Y SOLIDARIDAD.
    BESOS A LO LOCO!
    JOTACET

    ResponderEliminar
  7. Aquí en Rosario está una periodista que da a conocer La Colifata,aparece la actuación de los internados por Radio 2.También en una oportunidad conocí a un hombre joven que dirigía esa radio.La he escuchado muchas veces.
    ¡Gracias por su respuesta querido Doctor.Y es verdad,el ser escuchado,tenido en cuenta,valorizado.¡Obra milagros!

    ResponderEliminar
  8. Salvemos a la Radio " La Colifata" sus internos nos necesitan




    Radio La Colifata nació sin apoyo institucional, sin medios técnicos ni económicos, tan sólo un grabador de periodista y una metodología apropiada como respuesta ante un estado de necesidad y de carencia. El joven psiquiatra Alfredo Olivero pensó que sería buena idea crear un espacio de diálogo entre los pacientes del Hospital Neuropsiquiátrico de Buenos Aires como terapia de recuperación de pacientes diagnosticados con psicosis y romper así el mito de que la locura es sinónimo de exclusión.
    Encontré notas referidas a la radio para salvarla y puse el enlace en FACEBOOK

    ResponderEliminar
  9. -HERMANITA SARPADA: Caminaste por la orilla... pero zafaste, creíste que ya caías, ¡te levantaste!, y la gilada miraba de costalete...
    y te dejaba lejos, en tu "sainete"... pero recuperaste pronto sustancias grises, y grises se pusieron, cuando volviste...escuchando La Colifata,aprenderían, científicas cositas, que no entendían... hay que cerrar el Borda y La Colifata... dice la Mersa, y en su lugar levanten Mercado Persa, los sarpados que mueran, están del moño, y al santo Macri Merda,le importa un coño.
    Caminaste la orilla, pero zafaste, igual que mi Dorita, desde el aljibe, reciban grande un beso, palomas mías, y esta enorme admirancia...
    ¡DEL QUE SUSCRIBE!

    JOTACET EL IRROMPIBLE QUE ESCUCHA

    ResponderEliminar
  10. -SABEN DONDE CLICKIÉ ESTE BLOG MÍO ? EN UN NUEVO BLOG EXTRAORDINARIO QUE SE LLAMA "CAFÉ LITERARIO", DE VICKIE, KARLA Y PENTRY- SE LOS RECOMIENDO A TODOS...ES VOLVER A VIVIR
    JOTACET

    ResponderEliminar
  11. Me enarbola el alma leer tu sensibilidad tan realista.
    Larga vida a ti Jota.

    ResponderEliminar
  12. GRACIAS, AMIGA DE LUJO, TÚ SABES COMO ES ESTAR EN ALTO, UNAS HORAS, Y LUEGO DESCENDER SIN HABER CAÍDO... POR ESO ERES MAREA, Y DOMINAS EL MAR CON MÁS PRECISIÓN QUE POSEIDÓN!BESOS DE TU AMIGO
    JOTACET

    ResponderEliminar